Por qué los datos de esta EPA no son fiables

Carlos Arenas Laorga , Gestión de Activos
30 abril 2020

Los datos de la EPA del 1T2020 en España tienen un peligro serio de ser malinterpretados.

Por supuesto, están bien calculados y no tratan de engañar, pero pueden existir errores de interpretación.

En primer lugar, puede llevar a confusión la distinción entre la destrucción de unos 285 mil empleos con el incremento del desempleo en 121 mil personas. Si se destruyen 285 mil empleos, ¿no debería aumentar el desempleo en esa cifra? Pues no, porque la definición de parado incluye, además de no tener trabajo, la búsqueda activa de uno. Dadas las circunstancias en la que la actividad productiva se encuentra, muchas personas que se han quedado sin trabajo no están buscando nada ahora mismo. Lo que no significa que no quieran un empleo... Simplemente saben que no podrán conseguirlo al estar parada la actividad productiva.

En segundo lugar, no se computan en el cálculo de los parados toda la población afectada por ERTEs. Hasta el inicio de abril, se habían presentado 420 mil ERTEs con una población de trabajadores afectada de más de dos millones. Todas estas personas que están apartadas de la actividad productiva, no suman a las cifras del paro.

Quitando estos dos primeros elementos distorsionadores, que haría que las cifras de la EPA fueran muchísimo mayores, veamos el principal motivo por el que los datos llevan a confusión.

El dato de la EPA se calcula del siguiente modo: se recogen datos semanales y se hace una media trimestral del número de personas promedio que están en paro (con los datos semanales). Definir la metodología es muy importante por lo que vamos a explicar.

En el primer trimestre del año (o las primeras 13 semanas para la EPA) es habitual que aumente el paro (desempleo estacional) en 100 mil personas. Ahora bien, las medidas de confinamiento y parada de la actividad productiva sólo afectaron a las dos últimas semanas del trimestre. De tal modo que tenemos 11 semanas con casi total normalidad y 2 semanas sin apenas actividad productiva.

Por redondear y hacer más sencilla la explicación, España terminó el año 2019 con 20 millones de ocupados y finaliza el primer trimestre de 2020 (la media del primer trimestre, recordemos) con una caída de unas 300 mil personas. Es decir, con 19,7 millones de personas ocupadas. En un trimestre normal debería haber terminado con 19,9 millones por el desempleo estacional. Con lo cual, el COVID-19 podemos pensar que apenas ha tenido impacto. Nada más lejos de la realidad.

Lo normal sería que la media de ocupación de las 11 primeras semanas de 2020 (sin estado de alarma todavía) fuera de 19,9 millones de ocupados, es decir, una caída de la ocupación de 100 mil personas. Entonces, ¿cuánto ha tenido que caer la media de ocupación en las dos últimas semanas del trimestre para que, siendo la media de las primeras 11 semanas 19,9, en tan sólo dos semanas más, la media haya pasado a ser de 19,7? Es decir, ¿cuánto ha tenido que caer la media en esas dos últimas semanas para llevar la media de 19,9 a 19,7 millones de ocupados? Si solucionamos esta simple ecuación, tenemos que la ocupación media de las dos últimas semanas ha tenido que ser de 19 millones. O lo que es lo mismo, que hemos terminado el primer trimestre (las primeras 13 semanas) con 19 millones de ocupados. Por tanto, la destrucción de empleo entre la media del 4T2019 y el fin del 1T2020, es de 1 millón de empleos. Dato muy alejado de los 285 mil que recoge la EPA (resultado de promediar el dato durante las 13 semanas). No es que el dato de la EPA sea falso, pero la metodología del cálculo puede hacer pensar que el empleo está mejor de lo que realmente está. No estamos rondando el 14,5% de desempleo, sino el 19%. De hecho, el dato de 1 millón de parados se parece, sospechosamente, al dato de reducción de afiliados a la Seguridad Social de marzo (dato que publica la propia Seguridad Social).

Los datos de la EPA del próximo trimestre sí van a recoger un descenso muy pronunciado del empleo. La metodología de cálculo se cebará el próximo trimestre, reflejando lo que tratamos de explicar aquí. Y eso que seguirán sin contarse los ERTE, ni los parados que aún no estén buscando activamente un empleo por las difíciles circunstancias.

Carlos Arenas
Gestión de Activos | Renta 4 Banco

Dptos. de Contenidos y Mercados de Renta 4
Tel: 91 398 48 05 Email: online@renta4.es


El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por Renta 4, con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del artículo de opinión y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier Entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente artículo de opinión, en la medida permitida por la ley aplicable.El Grupo Renta 4 Banco tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de Renta 4, pueden proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este artículo de opinión podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente artículo de opinión no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.


Carlos Arenas Laorga
Tel: 91 398 48 05
Email: clientes@renta4.es
Compartir en: